Hoy lunes 10 de mayo, el empresario Enrique Gubbins Bovet identificó plenamente a Mark Vito Villanella ante el fiscal José Domingo Pérez. Autoridad atribuye a Villanella haber lavado US$ 2.192,859, que obtuvo simulando haber actuado como vendedor de terrenos.

ESPOSO DE KEIKO FUJIMORI RECOGÍA DINERO CLANDESTINO PARA LAS CAMPAÑAS

Hoy lunes 10 de mayo, el empresario Enrique Gubbins Bovet identificó plenamente a Mark Vito Villanella ante el fiscal José Domingo Pérez. Autoridad atribuye a Villanella haber lavado US$ 2.192,859, que obtuvo simulando haber actuado como vendedor de terrenos.

Según la investigación del fiscal José Domingo Pérez, Juan Rassmuss Echecopar y su sobrino Enrique Gubbins Bovet, de la compañía Sudamericana de Fibras, hicieron tres aportes no declarados: US$ 3.500,000; US$ 400.000 y US$ 3.730,000. Un total de US$ 7.630,000. Esta cifra representa el 44% de los US$ 17.312,984 que el fiscal señala que habría sido lavado de activo que cometió Keiko Fujimori y su organización a la que pertenecía Villanella. De esta manera,Enrique Gubbins, sobrino de Juan Rassmuss Echecopar, quien luego de su fallecimiento continuó entregando dinero clandestino a Keiko Fujimori, reveló quiénes recogieron dinero en las oficinas de la empresa Sudamericana de Fibras, en el Callao.

Ellos fueron Augusto Bedoya (Camere), Jaime Yoshiyama Tanaka, Jorge Yoshiyama Sasaki, Pier Figari (Mendoza), Víctor Shiguiyama (Kobashigawa), Mark Vito (Villanella) y dos personas más que no conoce, pero ha identificado a una como la esposa de Yoshiyama Tanaka (Joon Lim Lee). Los montos variaban entre US$ 50.000 y US$ 200.000 en efectivo. En algunas ocasiones fui yo (quien entregaba el dinero), en otras Renate Sokolowski (de Fernández), y en otras ocasiones personas como Leandro Mariátegui (Cáceres), todas son personas de la entera confianza del señor Rassmuss y está en los documentos que entrego”.

Keiko Fujimori habría tenido intermediarios para recibir dinero ilícito para sus campañas presidenciales. Para sustentar la veracidad de su declaración, Enrique Gubbins suministró al fiscal Pérez copias de los registros de entrada a la empresa Sudamericana de Fibras, en el Callao. En efecto, por intermedio de su abogado Fabrizio Valero Maraví, Gubbins cumplió con proporcionar el registro de las visitas del esposo de Keiko Fujimori, los días 10 y 12 de noviembre del 2015, con la finalidad de recoger los fondos clandestinos para la campaña presidencial de su cónyuge ya que, villanella no había dicho nada de esto a la fiscalía ni mucho menos a su esposa.

La servidora de Sudamericana de Fibras, Renate Sokolowski de Fernández, confirmó que Villanella se presentó en la empresa para recoger el dinero.Durante los interrogatorios a Villanella, este aseguró al fiscal Pérez que sus ingresos correspondían a los servicios implicados. El fiscal Pérez ha requerido 22 años y 8 meses de cárcel para Villanella por lavado de activos, crimen organizado, falsa declaración y obstrucción a la justicia, de corretaje que ofreció su empresa MVV Bienes Raíces. El fiscal convocó a los clientes de Villanella, algunos de los cuales informaron que jamás habían contactado al cónyuge de Keiko Fujimori y que habían tratado directamente con los dueños de los inmuebles.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Luego que la Diris Lima Centro del Ministerio de Salud (Minsa) revelara que existen al menos 15 denuncias sobre casos de personas que muestran certificados médicos falsos o adulteran el DNI a fin de acceder a la vacunación contra el COVID-19 de manera preferencial, el ministro de Salud, Óscar Ugarte, consideró estos reportes como un “problema bastante menor” en comparación a la cifra de aplicaciones de dosis en el país, y que ya superó los 6 millones.

UGARTE SEÑALA FALSOS DOCUMENTOS PARA ACCEDER A LA VACUNA

Luego que la Diris Lima Centro del Ministerio de Salud (Minsa) revelara que existen al menos 15 denuncias sobre casos de personas que muestran certificados médicos falsos o adulteran el DNI a fin de acceder a la vacunación contra el COVID-19 de manera preferencial, el ministro de Salud, Óscar Ugarte, consideró estos reportes como un “problema bastante menor” en comparación a la cifra de aplicaciones de dosis en el país, y que ya superó los 6 millones.